fbpx

Las huellas del envejecimiento

Llega un momento en la vida, en el que los ejercicios faciales y las distintas soluciones para hidratar el cuello no son suficientes; ya que el cuello, con el paso del tiempo, es uno de los primeros lugares donde se comienza a manifestar el envejecimiento. El cuerpo con el paso de los años deja de producir colágeno y otros componentes que nos ayudan a contrarrestar el envejecimiento. Pero las buenas noticias son que la cirugía es una alternativa a este factor y está capacitada para frenar el paso del tiempo y así mismo, devolver a nuestro cuello su firmeza, juventud y aspecto liso.

Para rejuvenecer el cuello se suele recurrir a el lifting de cuello, que es un procedimiento en la que se corrige la flacidez de los tejidos y los músculos de la zona en la que se interviene; comúnmente se realiza junto con una liposucción en el área para tener mejores resultados.

El procedimiento de lifting de cuello es normalmente el siguiente:
Se realiza una incisión en la línea de pelo, tras la oreja o se puede hacer una pequeña incisión bajo el mentón.
Se retira la grasa sobrante de la papada si es necesario, y se recoloca la musculatura y los tejidos profundos en una posición más favorable.
La musculatura del cuello, flácida y con “bandas” verticales, se tensa y recoloca en la posición donde estaba años atrás.
Se coloca la piel sin tensado excesivo, acompañando el trabajo interno que se ha realizado.

Algunos de los beneficios de la cirugía son que la cicatriz es mínima y también da la sensación de haber perdido peso, pues se elimina el exceso de grasa localizada en la zona y que afecta al rostro. Con esta intervención, se logra aumentar la autoestima del paciente y elimina la flacidez de la piel en la zona, luciendo un aspecto mucho más fresco y juvenil.

Give a Reply